Alabanza del Corazón

Salmos 110

«Tu pueblo se te ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder, en la hermosura de la santidad. Desde el seno de la aurora tienes tú el rocío de tu juventud» (Salmos I 10:3).

EI verso de este salmo es algo difícil de interpretar, pero es muy rico y precioso como para dejarlo de lado. Dios es presentado en poder y victoria sobre sus contrarios y opositores. Así como Dios es Dios de misericordia, también lo es de santidad, justicia y juicio contra quienes desprecian su amor y prefieren sus caminos de pecado. Nunca debemos olvidar lar que Dios no solamente es gracia en su ser, sino también santidad y justicia.

En este salmo David habla del rol del pueblo en el proceder de Dios. Así como Dios se pone al lado de los suyos, espera que también los suyos se pongan a su lado. De allí que diga: “Tu pueblo se te ofrecerá voluntariamente en el día de tu poder”. Algunos traducen “guerra” por “día de poder”, haciendo más clara la idea de luchar junto a Él en sus batallas. El salmista dice que el pueblo de Dios se ofrecerá, sin duda, voluntariamente en su amor y consagración a Dios, teniendo parte en la lucha de Dios contra el mal.

El problema de interpretación se da en la segunda parte de este verso. Hay traducciones que interpretan que “el rocío de tu juventud” es de Dios y corresponde a su poder siempre constante y presente como el rocío de la aurora. Implica que Dios no se cansa ni agota en sus batallas, propias y las que son a nuestro favor.

Otras interpretaciones prefieren referir “el rocío de tu juventud” al pueblo que lo acompaña en sus batallas. Los ejércitos siempre están poblados por gente joven que bajo la dirección de un experimentado jefe enfrentan al enemigo. La juventud indica fuerzas, evidentemente espirituales en este caso, por lo que no está limitado a la edad, sino que Incluye a todos los de espíritu joven. Las dos posibles interpretaciones son aceptables bíblicamente y nos bendicen.

PARA MEDITAR Y ORAR:

¿Te enfrentas al enemigo con renovadas fuerzas?